Cerrar

¿QUÉ DESEAS BUSCAR?

Cerrar

ningún artículo seleccionado

Product
CANT. 0
0.00

Mi cuenta

¿Qué son los ácidos grasos omega-3?

Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa. Las grasas incluyen las visibles, como la mantequilla, el aceite o la grasa visible de la carne, pero también las grasas invisibles que contienen la leche, los frutos secos o los pescados. Además, no todas las grasas son iguales y cumplen funciones importantes para nuestra salud, ya que intervienen en la composición de las membranas celulares y nucleares y forman parte de compuestos de importancia en el organismo[1].

Lo primero de todo debemos saber que comúnmente lo que conocemos como “grasas” son mezclas de triglicéridos, formados por tres moléculas de ácidos grasos y una de glicerol. Las diferencias entre los tipos de grasas las dicta fundamentalmente la composición en ácidos grasos[2].

Hay tres tipos principales de ácidos grasos: ácidos grasos saturados, ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados2.

Los ácidos grasos omega-3 forman parte de la familia de los ácidos grasos poliinsaturados, junto con los omega-62.
A su vez, los ácidos grasos omega-3 se subdividen en tres principales ácidos grasos: ácido alfa-linolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA)[3].

El ALA se considera un ácido graso esencial, es decir, que el organismo no lo puede sintetizar, por lo que se tiene que obtener a través de la dieta. Sin embargo, respecto a EPA y DHA, el organismo puede convertir un poco de ALA en EPA y luego en DHA, pero solamente en cantidades muy pequeñas, por lo que la única forma de aumentar las concentraciones de EPA y DHA en el organismo es a través de los alimentos o complementos alimenticios3.

Los ácidos grasos omega-3 son componentes muy importantes de las membranas celulares que rodean cada célula en el organismo3. También son precursores de muchas sustancias en el cuerpo con importantes funciones[4].

Adicionalmente, los ácidos grasos omega-3 también proporcionan calorías, funcionando como fuente de energía para el organismo, y a su vez, teniendo otras funciones en el corazón, vasos sanguíneos, entre otros3.

Las concentraciones de DHA son especialmente altas en la retina del ojo, el cerebro y los espermatozoides3.

¿En qué alimentos podemos encontrar ácidos grasos omega-3?

Los ácidos grasosos omega-3 se encuentran naturalmente en ciertos alimentos, y pueden ser incorporados a otros alimentos fortificados3.

Al incluir los siguientes alimentos de una manera variada y equilibrada en nuestra dieta, estaremos obteniendo cantidades adecuadas de omega-3:

-       Pescado y otros mariscos: especialmente pescados grasos de agua fría como el salmón, la caballa, el atún, los arenques y las sardinas3.

-       Nueces y semillas: como semillas de linaza, de chía y nueces negras3.

-       Aceites de plantas: como el aceite de linaza, de soja y de canola3.

-       Alimentos fortificados: como podrían ser algunos huevos, yogurt, leche o bebidas de soja3.

¿Cuánto omega-3 necesitamos?

En general, las recomendaciones de omega-3 varían según el tipo de omega-3:

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda un consumo diario de ALA del 0,5% de la ingesta energética total, por lo que la cantidad neta de ALA variará en función de la edad y sexo de la persona según sus requerimientos energéticos[5].

Y para EPA y DHA, la EFSA ha establecido que la ingesta adecuada para EPA + DHA es de 250 mg al día, teniendo que aumentar a esta cantidad 100-200 mg diarios más de DHA en el caso de mujeres embarazas o en periodo de lactancia5.

Sin embargo, se ha visto que, en Europa, la ingesta media de EPA es de 20-40 mg al día y de DHA menos de 100-130 mg al día. Las ingestas son demasiado bajas en la mayoría de los casos y aumentar nuestro consumo de alimentos ricos en omega-3 sería beneficioso para la mayoría de las personas4.

Para conseguir aumentar las ingestas de omega-3 habría que aumentar la ingesta de alimentos que lo aportan, como son lo que hemos mencionado anteriormente, en el caso de no llegar a las cantidades mínimas requeridas, se podría optar por alimentos enriquecidos con DHA y EPA o recurrir a los complementos alimenticios, siempre y cuando se consulte con un profesional de la salud. Los complementos alimenticios de omega-3 suelen incluir aceite de pescado, aceite de krill o aceite de hígado de bacalao, aunque actualmente también podemos encontrar complementos alimenticios con omega-3 procedente de algas3, lo cual podría ser útil para personas que no comen alimentos de origen animal.

En el caso de tener una deficiencia de omega-3, se puede ver reflejado a través de una piel áspera y escamosa, con erupción cutánea, enrojecimiento, hinchazón y picazón3.  

Efectos positivos del ácido graso omega-3 en la salud

Los ácidos grasos omega-3 tienen múltiples funciones en nuestro organismo, entre ellas:

-      El ácido alfa-linolénico (ALA) contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. Este beneficio se obtiene con una ingesta diaria de 2 g de este ácido graso[6].

-      Los ácidos grasos EPA y DHA contribuyen al funcionamiento normal del corazón con una ingesta diaria de 250 mg de EPA y DHA6.

-      Con una ingesta diaria de 2 g de DHA y el EPA, éstos contribuyen a mantener unos niveles normales de triglicéridos en la sangre. Y con una ingesta diaria de 3 g de EPA y DHA, estos ácidos grasos omega-3 contribuyen a mantener una tensión arterial normal6.

-      Por su lado, el DHA con­tribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro y al mantenimiento de la visión en condiciones normales (con una ingesta diaria de 250 mg de DHA)6.

-      Y con una ingesta diaria mayor, de 2 g el DHA ayuda a mantener unos niveles normales de triglicéridos en la sangre6.

 

 

[1] Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Guía de la alimentación saludable para atención primaria y colectivos ciudadanos. 2018. Disponible en: https://www.nutricioncomunitaria.org/es/noticia/guia-alimentacion-saludable-ap

[2] Ángeles Carbajal Azcona. Departamento de Nutrición. Facultad de Farmacia. Universidad Complutense de Madrid. Manual de Nutrición y Dietética. Grasas y Lípidos. Disponible en: https://www.ucm.es/data/cont/docs/458-2013-07-24-cap-6-grasas.pdf

[3] National Institutes of Health (NIH). Datos sobre los ácidos grasos omega 3. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/pdf/factsheets/Omega3-DatosEnEspanol.pdf

[4] European Food Information Council (EUFIC). La importancia de los ácidos grasos omega 3 y omega 6. Disponible en: https://www.eufic.org/es/que-contienen-los-alimentos/article/la-importancia-de-los-acidos-grasos-omega-3-y-omega-6

[5] European Food Safety Authority (EFSA). Dietary Reference Values for the EU. Disponible en: https://www.efsa.europa.eu/en/interactive-pages/drvs

[6] REGLAMENTO (UE) No 432/2012 DE LA COMISIÓN de 16 de mayo de 2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños.

 

Deja tu comentario

¿Quieres dejar un comentario? Agradecemos tu opinion. Todos los comentarios están moderados. Comentarios fuera de lugar, como el spam, serán borrados. Trata de hacer una conversación significativa para todos.