Cerrar

¿QUÉ DESEAS BUSCAR?

Cerrar

ningún artículo seleccionado

Product
CANT. 0
0.00

Mi cuenta

Arranca la jornada con la mejor de las sonrisas

Comienza tu día con buen pie

Levantarse con prisas sin apenas tiempo para desayunar y teniendo que salir corriendo a todas partes, es la peor manera de empezar el día y no recomendamos practicar los buenos días de esta forma.

Hay quien dice que terminas tu día tal y como te levantas, por lo que, si empiezas la mañana animado y relajado, terminarás del mismo modo. En ocasiones, no podemos elegir cómo se desarrollará nuestro día, pero aquí os traemos algunos consejos sencillos y prácticos para empezar y terminar el día con el pie derecho.

 

 

Empezar bien el día es fácil si te lo propones 

1.     Levantarse con tiempo: tener el tiempo suficiente para hacer todas las tareas matinales sin tener que preocuparse por cada minuto que pasa en el reloj te evitará mucho estrés a primera hora de la mañana. ¡Ten en cuenta que pueden surgir imprevistos!

Para conseguir esto, también es muy importante (y útil) dejar preparado todo lo indispensable la noche antes, cuanto menos tengas que hacer antes de salir de casa mejor será el despertar. Como por ejemplo, dejar algo de ropa seleccionada, un desayuno medio preparado en la nevera, son algunas cosas que puedes prever la noche anterior.

2.     ¡Levántate a la primera! Pon la alarma a la hora que realmente necesitas despertarte. Si nos quedamos “5 minutitos más” iniciamos un nuevo ciclo de sueño que interrumpimos demasiado rápido y puede afectar a nuestro despertar.

PD: Despiértate con una música agradable a un volumen no muy elevado, evita tener un susto desde primera hora.

3.     Sube las persianas, abre las cortinas y ¡disfruta! No hay nada como la luz natural para dejar la pereza a un lado y empezar el día con energía.

4.     ¡Bebe agua! Durante la noche, aunque no lo creamos, nuestro cuerpo consume agua. Por eso, es importante hidratarnos para recuperarla y, además, para estimular nuestro sistema nervioso.

5.     Date una buena ducha para estar a punto para afrontar el nuevo día. ¡Salir de casa recién duchado es una sensación inigualable!

6.     Siéntate tranquilamente a tomar un buen desayuno. Intenta incluir lácteos, frutas, proteínas y cereales.

Mientras tanto, dedica unos minutos a organizar lo que harás durante el día.

7.     Prepara un snack saludable para poder comerlo a lo largo del día. Desde una pieza de fruta, o un poco de fruta ya cortada, por ejemplo.

8.     Asegúrate de dejar todas las luces apagadas y lo “peligroso” desenchufado o apagado para no tener rondando todo el día en la cabeza si hemos dejado algo encendido.

9.     Haz algo divertido al final del día. Una vez terminada la jornada laboral, no es necesario ir directo a casa a seguir haciendo tareas. Haz algún plan en pareja, con amigos o dedícate tiempo en solitario para disfrutar. ¡El tiempo libre no sólo es para los fines de semana!

Esperamos que todas estas recomendaciones te ayuden a mejorar en tus días y a levantarte con optimismo y una gran sonrisa.

 

 

 

Deja tu comentario

¿Quieres dejar un comentario? Agradecemos tu opinion. Todos los comentarios están moderados. Comentarios fuera de lugar, como el spam, serán borrados. Trata de hacer una conversación significativa para todos.