Cerrar

¿QUÉ DESEAS BUSCAR?

Cerrar

ningún artículo seleccionado

Product
CANT. 0
0.00

Mi cuenta

¡13 maneras de conseguir que tus hijos se vuelvan locos por las actividades físicas!

¿Sabías que...? 

La actividad física se define como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que requiere un gasto de energía. Es un medio fundamental para mejorar la salud física y mental.

El ejercicioes una subcategoría de la actividad física que es planeada, estructurada, repetitiva y con un propósito, en el sentido de que el objetivo es la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la condición física.

• Solo un tercio de los jóvenes europeos de 11, 13 y 15 años demostró suficiente actividad física para cumplir los parámetros actuales.

• En la mayoría de países, los niños fueron más activos que las niñas y la actividad se redujo con la edad en ambos sexos.

• De acuerdo con la Encuesta de salud de Inglaterra, solo el 21 % de los niños y el 16 % de las niñas cumplieron las recomendaciones de actividad física en 2012. 

• La tendencia en la región europea es hacia una menor actividad, no mayor.

Así que...

Claramente nuestro objetivo con nuestros hijos es aumentar la actividad física, incluyendo el ejercicio y otras actividades relacionadas con el movimiento corporal como jugar, trabajar, desplazarse activamente, las tareas domésticas y las actividades recreativas. Por supuesto, trataremos de encontrar actividades apropiadas y motivacionales que no solo ayuden a los niños a crecer, a mantener los huesos fuertes y un peso saludable, y otros beneficios para la salud, ¡también a descubrir el mundo y a divertirse!

Esta semana nos centraremos en 13 consejos para niños de entre 5 y 12 años. La semana que viene repasaremos ¡Haz que tus adolescentes se vuelvan locos por las actividades físicas!

1.    ¡Habla! El médico de tu hijo puede ayudarle a entender por qué es importante la actividad física, y quizás sugerirle un deporte o una actividad adecuada. Como alternativa, dale algunos libros o busca en Youtube.

2.    ¡Sé un ejemplo a seguir! Los niños que ven regularmente a sus padres disfrutar del deporte y de la actividad física son más propensos a hacerlo ellos mismos. Para motivarte, lee los consejos de «Go-go en vez de yo-yo», ¡nunca es demasiado tarde o temprano para empezar!

3.    ¡Encuentra tiempo! Algunos niños están tan saturados con deberes, clases de música y otras actividades extraescolares que no tienen tiempo para actividades físicas.

4.    ¡Disfruta! Ayuda a tu hijo a encontrar una actividad que le guste, ya que cuanto más disfrutamos de una actividad, más probable es que sigamos haciéndola. Apoya a tus hijos a la hora de probar varios deportes, clubs o actividades que les interesen. Navega por internet con tu hijo en busca de opciones por tu zona.

5.    ¡Ten cuidado! Asegura un ambiente seguro proporcionando ropa cómoda y adecuada y controlando todo el equipo y el lugar elegidos.

6.    ¡Dale juguetes activos! A los niños les encanta la pelota, la bicicleta, la comba, el bádminton, el patinete o los patines, y en algunos sitios se alquila material de segunda mano.

7.    ¡Realizad un reto juntos! Prepararse para una carrera divertida o un paseo por alguna causa benéfica es una estupenda manera de relacionarse y hacer una buena obra. Busca en internet actividades por tu zona.

8.    ¡Planifica un fin de semana activo o unas vacaciones! Organiza unas vacaciones para toda la familia en la playa, montando en bicicleta, caminando, patinando o esquiando o elige las tuyas propias leyendo más en vacaciones saludables.

9.    ¡Olvídate del coche! Ve andando o en bicicleta a la escuela, a la oficina de correos, a las actividades locales o a las tiendas con los niños lo máximo posible.

10.    ¡Saca el perro (o a papá) a pasear! Si no tienes, ¡pide uno prestado!

11.    ¡Limita el tiempo ante la pantalla a 1 o 2 horas al día! Los niños de entre 5 y 16 añospasan una media de ¡seis horas y media delante de una pantalla!El tiempo limitado ante la pantalla es especialmente importante en las horas previas a irse a la cama para mejorar la calidad del sueño, pero también puede ayudar a mejorar los niveles de energía y de actividad durante el día.

12.    ¡No te pases! Cuando tu hijo esté listo para empezar, recuerda decirle que escuche a su cuerpo. El ejercicio y la actividad física no deberían hacer daño, y si ocurre, tu hijo debería bajar el ritmo y probar una actividad menos vigorosa.

13.    ¡Felicítale! Anima a tu hijo ante cualquier medida positiva que tome para convertirse en más físicamente activo o más sano.

Si tienes adolescentes, consulta mi próximo artículo 11 maneras de conseguir que los adolescentes fuera de forma se vuelvan locos por el ejercicio. Recuerda, la actividad física junto con una dieta equilibrada proporciona la base para una vida sana y activa. Si sudas la gota gorda intentando que tus hijos lleven una dieta sana, echa un vistazo a los artículos del último mes 7 maneras de inspirar a los niños hábitos alimenticios saludables y Comida para la vueeeeelta al cole.

Deja tu comentario

¿Quieres dejar un comentario? Agradecemos tu opinion. Todos los comentarios están moderados. Comentarios fuera de lugar, como el spam, serán borrados. Trata de hacer una conversación significativa para todos.